Nutrigenómica, Nutrigenética y Nutrición Personalizada

¿Nutrigenómica, Nutrigenética..??? ¿Hay alguna diferencia?

La nutrigenómica es básicamente el estudio de las interacciones entre el genoma y los nutrientes, entendiendo genoma como un concepto amplio que abarca no sólo al ADN, sino también al conjunto de ARN y proteínas que se producen a partir de la información contenida en el ADN  y al conjunto de metabolitos que se incorporan en la dieta y se producen a través de la actividad del metabolismo.

Actualmente la Genómica Nutricional se divide en dos campos de investigación claramente diferenciados (Figura 1):

  1. Entender cómo los nutrientes que incorporamos con la dieta influyen en la homeostasis celular, alterando la actividad génica, la producción de proteínas y/o la producción de metabolitos. Es la Nutrigenómica propiamente dicha.
  2. Caracterizar cómo las distintas variantes del genoma humano influyen en la respuesta del organismo a los nutrientes, aumentando o disminuyendo el riesgo a padecer enfermedades relacionadas con la nutrición. El estudio y caracterización de estas variantes, así como las bases moleculares de dichas predisposiciones, se denomina Nutrigenética.

Nutrigenómica y Nutrigenética

Figura 1: Nutrigenómica y Nutrigenética. Fuente: «Nutrigenómica y Nutrigenética, hacia la nutrición personalizada». Ed Librooks.

¿Y la nutrición personalizada?

Como ya se ha comentado previamente, la Nutrigenética estudia la influencia de las diferentes variantes genéticas individuales en la interacción entre dieta y estado de salud. Su objetivo es la detección de variantes génicas que influyen en el riesgo de padecer determinadas enfermedades relacionadas con la dieta. El estudio de los polimorfismos genéticos del genoma humano ha dejado claro que éstos son determinantes a la hora de establecer los requerimientos nutricionales individuales.

Por ejemplo, el gen de la metil-tetrahidrofolato reductasa (MTHFR) presenta dos posibles nucleótidos en la posición 677 de la secuencia nucleotídica, una citosina (C) o una timina (T), dando lugar a dos posibles versiones de la proteína, una con el aminoácido alanina y la otra con el aminoácido valina, respectivamente.

Se ha observado que en aquellas personas que poseen la variante T en sus dos copias del gen (homocigotos TT), la enzima MTHFR es termolábil (se destruye fácilmente con el calor corporal) y tiene por tanto una actividad significativamente menor que en aquellas personas con dos variantes C (homocigotos CC) o con una variante C y una T (heterocigotos CT). Al ser vital esta enzima para reducir los niveles de homocisteína (una molécula asociada al riesgo de enfermedades cardiovasculares), estos individuos, que constituyen el 20-40% de la población europea, presentan habitualmente altos niveles de dicha molécula, y por tanto un elevado riesgo de padecer dolencias cardiovasculares y otras enfermedades (Schwahn B y Rozen R, 2001).

Esta falta de actividad enzimática puede compensarse con la ingesta de ácido fólico (Figura 2) en la dieta, por lo que aquellos individuos homocigotos TT (individuos con la variante termolábil de la enzima MTHFR) que llevan una dieta rica en ácido fólico (800 µg/día), presentan unos niveles de homocisteína en plasma similares a los individuos con la variante normal del gen, reduciendo así su riesgo innato (genético) de padecer enfermedades cardiovasculares.

Ácido Fólico

Figura 2: Molécula de ácido fólico. Nombre (IUPAC) sistemático: (2S)-2-[(4-{[(2-amino-4-hydroxypteridin-6-yl)methyl]amino}phenyl)formamido]pentanedioic acid. Fuente: Wikipedia.

El poder realizar recomendaciones personalizadas (p ej en el caso del MTHFR una recomendación de 800 µg/día de ácido fólico para individuos homocigotos TT, respecto a la recomendación general de 400 µg/dia) es la que da nombre al concepto de Nutrición Personalizada: La personalización de las recomendaciones nutricionales en base a las características específicas y diferenciales de la persona. Es importante tener en cuenta que no necesariamente estas características han de ser variantes genéticas. Una analítica diferente, o incluso la edad avanzada, puede llevar a una nutrición personalizada. De hecho, para diferenciar esta Nutrición Personalizada basada en características diferenciales generales, es habitual hablar de Nutrición de Precisión cuando se habla de Nutrición Personalizada en base a características genéticas (Figura 3).

Figura 3: Relación entre Nutrición, Nutrición personalizada y Nutrición de precisión. © David de Lorenzo

En general se hablar de Nutrición de precisión y de Nutrición personalizada indistintamente. Aunque es importante destacar que un profesional de la nutrición puede hacer una nutrición personalizada sin necesidad de hacer un estudio genético de su paciente.

Dr. David de Lorenzo

¿Te gustaría aprender a utilizar y comprender un test nutrigenético?

¡Inscríbete en uno de nuestros cursos y no dejes pasar la oportunidad de cambiar tu vida!